Ciencia: crean una pastilla de insulina para la diabetes tipo 1

Un paso prometedor de la ciencia para lograr definitivamente una pastilla de insulina como alternativa a las inyecciones.

por , il

    Ciencia: crean una pastilla de insulina para la diabetes tipo 1

    La ciencia trae buenas noticias para las personas diagnosticas de diabetes tipo 1. Y es que una pastilla de insulina está a punto de convertirse en la esperada alternativa a las inyecciones. El avance es resultado del trabajo de investigación desarrollado en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard (SEAS), en Estados Unidos, y publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

    Administración oral de la insulina que supondría para millones de pacientes de diabetes olvidarse de las inyecciones, y que en algunos casos obliga a varias punciones al día para controlar los niveles de azúcar en sangre. La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes y que afecta a cerca de 40 millones de personas en el mundo. La terapia con insulina se administra por inyección debajo de la piel o por una bomba de insulina.

    Pastilla de insulina

    diabetes ciencia

    Diseñar una pastilla de insulina es desde hace tiempo uno de los retos de la ciencia y la investigación médica sobre la diabetes. Sin embargo, hasta ahora los investigadores se habían topado con la dificultad de sortear los obstáculos que impedían que fuera absorbida de manera efectiva por el torrente sanguínea. Así, por ejemplo, los ácidos y enzimas del estómago parecían incompatibles con esta posibilidad de administrar la insulina. A nivel digestivo, ayudan a digerir las proteínas, pero también degrada las proteínas terapéuticas como la insulina.

    El equipo de investigación de Harvard ha dado un giro radical al enfoque, y su propuesta es administrar insulina en una cápsula, con un recubrimiento resistente a los ácidos del estómago, con un líquido iónico compuesto por ácido geránico y colina. Una formulación que, según avalan los investigadores, no solo es fácil de fabricar sino que puede almacenarse hasta dos meses a temperatura ambiente, más tiempo que algunos de los productos actuales de insulina inyectables.

    Una pastilla que podría además reducir los efectos adversos de ponerse inyecciones durante un periodo prolongado de tiempo. Saltarse las dosis de insulina puede poner en serio riesgo la salud de los diabéticos, y sin embargo, hay pacientes que no siguen el tratamiento a causa del dolor, fobia a las agujas o por interferencia con las actividades del día a día.

    Aunque los resultados de los estudios de laboratorio realizados hasta ahora son prometedores, logrando reducir en animales de manera significativa los niveles de glucosa con la insulina administrada por vía oral, queda camino por delante para confirmar el potencial de esta pastilla, así como su eficacia y seguridad en humanos.