Dormir con la luz encendida, ¿malo para la salud?

Aunque en apariencia resulte un gesto inofensivo, dormir con la luz encendida incide de manera negativa en el sueño y la salud.

por , il

    Dormir con la luz encendida, ¿malo para la salud?

    Dormir con la luz encendida puede resultar perjudicial para la salud. La ciencia es unánime sobre lo importante que es dormir bien, sumando ahora un nuevo argumento para favorecer el sueño reparador, y es apagar la luz antes de dormir. La luz artificial durante el sueño puede alterar la función metabólica y aumentar la resistencia a la insulina.

    Ya de por sí dormir poco o dormir mal puede acarrear consecuencias y hacernos más vulnerables a determinadas patologías, desde la depresión a un mayor riesgo de sobrepeso. También dormir poco reduce la capacidad de aprender. A esto se suma que dormir con la luz encendida nos expone a un mayor riesgo de tener diabetes. Así lo apunta el estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern (Estados Unidos), y publicado en la revista Sleep.

    ¿Por qué es malo dormir con luz?

    dormir con luz

    Tan importante como respetar las horas de sueño es crear en entorno adecuado para dormir, y es aquí donde los investigadores han evidenciado que no conviene quedarse dormido en el sofá con la luz encendida, y en algunos casos incluso sin apagar la televisión. A la hora de dormir, nada de luz artificial porque puede ser malo para la salud.

    Para llegar a esta conclusión los investigadores contaron con la participación, durante 3 días y 2 noches, de una veintena de adultos, de entre 18 y 40 años y en buen estado de salud. Los participantes se dividieron en dos grupos. Al primero se le pidió dormir con la luz encendida y al segundo a oscuras. Durante las horas de sueño se obtuvieron polisomnografías nocturnas y también se midieron los niveles de melatonina y la tolerancia oral a la glucosa.

    Los resultados avalan la teoría de los científicos, y es que dormir una sola noche con la luz encendida afecta notablemente a la resistencia a la insulina o la capacidad de las células de reaccionar a la acción de la insulina, hormona segregada por el páncreas para distribuir la glucosa en las células y mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre.

    Un estudio que abre la vía a nuevas investigaciones, especialmente para desvelar si la exposición a la luz nocturna de manera constante tiene efectos acumulativos a largo plazo para la función metabólica.

    Para evitar riesgos innecesarios, y sobre todo para reponer energías y dormir bien, lo más aconsejable es apagar la luz para dormir, y eso también incluye la luz del smartphone o de los dispositivos móviles. Y es que la luz azul del teléfono, e incluso el simple hecho de dormir con el móvil cerca, puede afectar seriamente a la calidad del sueño y a nuestra salud.