Intoxicaciones en Semana Santa: Cómo evitarlas

Adoptar unas sencillas medidas para evitar las intoxicaciones en Semana Santa es una regla básica de salud y seguridad alimentaria.

por , il

    Intoxicaciones en Semana Santa: Cómo evitarlas

    Las intoxicaciones en Semana Santa son tan comunes como evitables. Es tiempo de viajar, y también de comer fuera de casa. Evitarlas, en gran medida, está en nuestras manos. Los mariscos, lácteos, alimentos crudos y agua son algunos de los alimentos que conviene vigilar antes de consumir. Las intoxicaciones alimentarias, incluida la intoxicación por listeriosis, están causadas por el consumo de alimentos contaminados por una conservación o manipulación inadecuada.

    La contaminación cruzada, por ejemplo al usar en la cocina los mismos platos para la carne cruda y la cocida, es la principal causa de contaminación de los alimentos, al transferirse los microorganismos (virus, bacterias…) de una superficie a otra.

    La mayoría de los síntomas por intoxicación alimentaria son leves y remiten en unos días, pero su intensidad y gravedad puede variar en función del tipo de alimento, de la cantidad consumida y del estado de salud de la persona. Los síntomas pueden aparecer nada más comer el alimento en mal estado o a las horas. Para que nada arruine el tiempo de ocio de la Semana Santa, toma nota de estas sencillas reglas para garantizar la seguridad de los alimentos a consumir y evitar las intoxicaciones.

    Síntomas intoxicación alimentaria

    sintomas intoxicaciones
    • Malestar estomacal
    • Fiebre
    • Diarrea
    • Náuseas
    • Vómitos
    • Dolor y calambres abdominales
    • Deshidratación
    • Debilidad general
    • Dolor de cabeza

    ¿Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias?

    evitar intoxicaciones

    Preservar la seguridad de los alimentos a consumir es una máxima a aplicar tanto dentro como fuera del hogar.

    • Lavarse las manos antes, durante y después de manipular los alimentos.
    • Limpiar los utensilios de cocina utilizados con alimentos crudos.
    • Utilizar platos y cubiertos diferentes para los alimentos crudos y para los cocinados.
    • Evitar consumir leche cruda o no pasteurizada.
    • No comer carne cruda o poco cocinada (el calor elimina los microorganismos debiendo alcanzar en el centro del alimento los 70ºC).
    • Asegurarse de consumir carne y pescado mantenida a temperaturas de refrigeración o congelación adecuadas.
    • No comer huevos con la cáscara rota y evitar el consumo de salsas con huevo crudo que no hayan sido preparadas en el momento.
    • Lavar siempre las frutas y verduras antes de consumirlas crudas.
    • No consumir productos de establecimientos sin sistemas de protección como vitrinas o frigoríficos.
    • Antes de manipular cualquier alimento, asegurarse de la limpieza correcta de las superficies.
    • Evitar que los alimentos entren en contacto con insectos.

    En caso de duda con cualquier alimento, mejor no consumirlo, y si aparecen signos de una posible intoxicación, consultar al médico para evitar que los síntomas se agraven.