Síntomas de neumonía: cómo reconocerlos y qué hacer

Los síntomas de neumonía no siempre son fáciles de reconocer, es más, pueden confundirse con los de una gripe común.

por , il

    Síntomas de neumonía: cómo reconocerlos y qué hacer

    Los síntomas iniciales de la neumonía no siempre son fáciles de reconocer, es más, pueden confundirse con los de una gripe común. La neumonía es una infección del tracto respiratorio que puede llegar a ocasionar serios problemas de salud. Es por ello que resulta tan importante saber cómo reconocer los síntomas de la neumonía y otras infecciones como esta para que se pueda comenzar el tratamiento adecuado lo antes posible. En las líneas de hoy hablamos de los síntomas de neumonía, de cómo reconocerlos y de qué podemos hacer.

    Estar informados sobre cómo reconocer los síntomas de la neumonía es muy importante. Se trata de una patología que, aunque no es muy frecuente, es peligrosas y puede tener graves consecuencias si no se trata a tiempo.

    Por lo tanto, lo que más nos interesa es conocer qué síntomas deberían preocuparnos y en qué casos se han de hacer pruebas, como la radiografía de tórax (prueba de diagnóstico que prescribe el médico en el caso de que al auscultar los pulmones note algo fuera de lo norma).

    Según explica el experto explica Falcone: ‘En la neumonía bacteriana los gérmenes se multiplican en los alvéolos pulmonares, iniciando un proceso inflamatorio que conduce a la formación de exudados (líquidos inflamatorios), cuya presencia conduce a una reducción en la oxigenación de la sangre. En personas con enfermedades pulmonares crónicas, la consecuencia es disnea (falta de aliento), cuanto mayor es el área afectada. Otros signos comunes de neumonía bacteriana son tos y fiebre’.

    Sin embargo, en lo que respecta a la neumonía viral o atípica, comenta esto: ‘La inflamación afecta el tejido intersticial (que se presenta entre los alvéolos). Los síntomas son similares a los que hemos mencionado antes pero, en general, son más significativos y de apariencia más gradual’.

    Principales síntomas de neumonía: cómo reconocerlos a tiempo

    La neumonía es una infección que afecta a mujeres, hombres y niños en uno o ambos pulmones debido a diferentes cepas de virus y bacterias, aunque también puede aparecer como resultado de infecciones fúngicas, inhalaciones tóxicas o traumatismos pulmonares.

    Por lo general, los afectados se curan después de un tratamiento médico específico. Sin embargo, en algunos casos, esta enfermedad puede llegar a ser grave e incluso letal, especialmente en aquellos pacientes que tienen un sistema inmunitario debilitado debido por otras enfermedades.

    Los síntomas iniciales de la neumonía, a menudo, se confunden con una gripe común. No obstante, deberemos prestar atención a estas señales:

    • Dolor intenso en el pecho
    • Fiebre alta
    • Tos
    • Sensación de falta de aliento
    • Malestar general
    • Cansancio

    Aunque la neumonía viral tiene síntomas muy similares a los de la neumonía bacteriana, es posible distinguir las dos enfermedades observando el inicio de la misma: en el primer caso, el malestar físico progresa lentamente y de manera menos pronunciada, mientras que, en el caso de la neumonía bacteriana, en poco tiempo el paciente tendrá fiebre alta y problemas respiratorios.

    Independientemente del origen del problema, los síntomas endémicos clásicos de la neumonía son:

    • Fatiga continua
    • Catarro
    • Dificultades respiratorias
    • Dolor en el pecho
    • Dolor muscular
    • Fiebre alta y escalofríos
    • Falta de aliento
    • Respiración acelerada
    • Dolor de cabeza
    • Pérdida de claridad
    • Estreñimiento o diarrea
    • Sudoración fría
    • Tos con esputo
    • Falta de apetito

    ¿Gripe, neumonía o bronconeumonía?

    Los expertos afirman que la neumonía se distingue de la gripe común por los problemas respiratorios que surgen y por la severa sensación de agotamiento al hacer las actividades diarias acompañada de una producción excesiva de flemas, tos constante y dolor torácico atípico, unos síntomas que se vuelve más molestos con el paso de los días.

    A veces, la neumonía también ataca los bronquios y los alvéolos pulmonares transformándose en lo que técnicamente se conocer como bronconeumonía. La diferencia entre estos dos tipos de infección radica en el tipo de bacteria que las causa. Por otro lado, los síntomas son idénticos, aunque en la bronconeumonía es posible caer en otras complicaciones graves.

    Para evitar tratar la neumonía lo antes posible, primero de todo, tendremos que prestar atención a las señales de alreta que acabamos de ver, segundo, acudiremos al doctor para conocer el tratamiento adecuado y tercero, guardaremos reposo en casa.

    Cuándo es necesario acudir al doctor

    Siempre que exista la posibilidad de estar afectado de neumonía sea del tipo que sea, deberemos ir al doctor para que evalúe la situación. La neumonía, por las posibles complicaciones que puede llegar a tener, siempre requiere un tratamiento médico específico.

    Como ya hemos dicho antes, las personas con un sistema inmunitario más débil, como es el caso de los ancianos, pueden verse más afectadas por este tipo de infecciones pulmonares, pero también lo son las que sufren enfermedades pulmonares como el asma o inmunodeficiencia.

    En el caso de notar estos síntomas, acudiremos al doctor lo antes posible.

    • Dolor agudo en el pecho que empeora especialmente al toser
    • Fiebre alta que supera los 39 ° acompañada de escalofríos y sudoración que no disminuye al cabo de un par de días
    • Flema de color marrón o con presencia de manchas de sangre
    • Aumento del pulso y de la frecuencia respiratoria
    • En el caso de neumonía o bronconeumonía de origen viral, el especialista recomendará un período de descanso prolongado de hasta un mes. Por el contrario, si la patología es bacteriana, será necesario seguir un tratamiento antibiótico completo para erradicar definitivamente la cepa infecciosa.